Música en espacios inusuales

A nadie se le escapa hoy día la importancia que tiene una correcta ambientación musical en determinados espacios como restaurantes, centros comerciales, clínicas dentales, supermercados… Y es que con el paso del tiempo, nos hemos dado cuenta de que ¡no podemos vivir sin música!

La música, como ya hemos comentado en otros artículos, forma parte de ese marketing sensorial tan importante para los entornos de compra en la actualidad, ayudándonos a identificar un negocio a través de su melodía y ritmo.

¿Qué sería de los restaurantes sin una sonorización adecuada? ¿Cómo lograríamos calmarnos, aunque sea un poco, en la sala de espera del dentista sin la ayuda de una música relajante?

Si entramos en un negocio en el que no hay música y solo nos rodea el silencio al abrir la puerta, sentimos que nos falta algo, se crea un ambiente incómodo. Y es que la música crea espacios, ambientes y sensaciones como ninguna otra herramienta de marketing. Y todo ello, sin la acción voluntaria del receptor ya que se capta de forma completamente pasiva.

Por este motivo, la ambientación musical está comenzando a llegar a sectores y lugares en los que antes ni se nos pasaba por la cabeza que esta necesidad ya tan interiorizada por todos, fuese necesaria.

Imagina por ejemplo un espacio tan simple como un ascensor. Para muchas personas su uso supone un momento extraño, especialmente cuando se ha de compartir con personas que no conoces de nada. La gente se encuentra a una mínima distancia entre ellos, mirando al suelo contando los segundos para que las puertas se abran de nuevo y es cuando surgen las conocidas conversaciones «trascendentales» sobre la climatología, curiosamente cuando esta ni siquiera se puede observar. Esto sin contar con la sensación de claustrofobia que causa en algunas personas y que es motivo frecuente de visita al psicólogo.

Por ello, no es raro subirnos al ascensor de un lugar público (parkings, hospitales, edificios gubernamentales, empresas…) y encontrarnos con la agradable sorpresa de que hay una música sencilla de fondo: es la denominada música de ascensor, un estilo propio (que nada entre lo ambiental y lo chill), que consigue que nuestra estancia en ese habitáculo sea algo más natural y menos tensa, especialmente si lo compartimos con personas que no conocemos de nada.

Otro lugar donde estamos empezando a encontrar una sonorización concreta es en los lavabos. Curioso ¿verdad? ¡Pero tiene todo el sentido del mundo!

La música o ambientación sonora en los lavabos y baños por ejemplo de un restaurante, puede coincidir o no con la destinada a otros espacios del negocio. Suelen emplearse músicas de ritmo tranquilo aunque en muchos se implementan estilos más movidos como el pop-rock. Otros se ambientan con sonidos de la naturaleza como pájaros, sonido de cascadas de agua o música zen tipo spa.

Pero ¿es necesaria esta ambientación en los lavabos y baños de un negocio? La respuesta para nosotros es clara: sí. Y es que el sonido en estos lugares ayuda a crear un ambiente íntimo y relajado, clave en espacios de tanta privacidad.

¿Y si te contara que cada vez es más común encontrar ambientación musical en tanatorios y centros funerarios? Efectivamente: es cierto. En las funerarias, una música adecuada hace más agradable la larga espera con la visita de tantos familiares y amigos y también ayuda a calmar los ánimos en tales momentos de dolor. Lo mismo sucede en las salas de velatorio de los tanatorios. La música ayuda a crear un ambiente íntimo y mitiga ese perturbador silencio que rodea momentos tan delicados en los que los sentimientos están a flor de piel.

Como ves, la utilización de música y ambientes sonoros es cada vez más común en espacios en los que antes ni se nos hubiera pasado por la cabeza. Igual que ahora sentimos que algo falta al entrar en un supermercado al no escuchar música de fondo, lo mismo nos pasará en un breve espacio de tiempo con otros lugares menos comunes. ¡Es el poder de la música!

En Motiva somos conscientes de esta realidad y estamos capacitados para ofrecer soluciones de cara a ambientar espacios de todo tipo: desde los más habituales, hasta los que aún ni se te han pasado por la cabeza. En el análisis de tu ADN musical que realizan nuestros musicólogos, definimos los diferentes puntos de contacto de tus clientes con tu marca y te ofrecemos diferentes opciones con el fin de generar el tipo de emociones que desees y potenciar así la relación entre ambos a través de la música o el audio siempre manteniendo alineados la imagen de marca con los objetivos comerciales corporativos.

¡En Motiva, vamos por delante!

Luis Álvarez

Luis Álvarez

Reserva del 78. Amante de la música, el cine y la literatura de ciencia ficción. Procedo de una familia muy musical, en la que este arte está presente desde hace generaciones. Forma parte de mi día a día tanto en mi vida personal (componiendo, cantando o tocando la guitarra) como en mi trabajo. Sí, soy un afortunado.