La música empresarial

La competencia entre las empresas ha llevado a realizar numerosos estudios para conocer cómo situar mejor sus marcas en el mercado y de ellas, también sus productos o servicios ante el cliente.

No consiste únicamente en la estrategia de poner productos en el lineal a la altura del consumidor para que los vean mejor (las golosinas con los más pequeños en los supermercados), en diferentes lugares (productos de primera necesidad en lugares remotos e itinerantes para que los visitantes tengan que recorrer todo el espacio) o usando eslóganes de colores llamativos y con imágenes que evocan lo que deseamos alcanzar ni olores que nos activan recuerdos, como el de colonia de bebé en las tiendas de ropa de niños, o el de café recién hecho en tiendas especializadas.

Una marca se asocia a un nombre, a una imagen, a unos colores, olores…y también y cada vez más, a un sonido y por extensión a una música.

Todo esto nos lleva a pensar que las empresas y marcas deben tener  en cuenta, entre sus estrategias de marketing, la musical. No es elegir una música que acompañe al anuncio de un producto, es elegir “la música” que destaca, que se asocia, que nos llega…con ese producto.

Dependiendo del producto, se ha de buscar la mejor estrategia musical. Un deportivo no nos evoca los mismos sentimientos con música clásica, pero si viene acompañado por el último éxito de la radio, hasta nos hace bailar.

Pero, ¿Qué ocurre con los trabajadores de la propia empresa?

El oído poco a poco se está convirtiendo en un factor capital a la hora de “vender” una marca y las empresas son tan conscientes de ello que no solo quieren enamorar a sus clientes sino también a sus propios trabajadores.

Para ello, muchas empresas crean melodías corporativas para sus presentaciones, vídeos corporativos y anuncios internos y así crear una “intramarca” para ser igual de reconocible y atrayente para sus propios empleados y colaboradores.

La música es un elemento que se puede “manipular”, se puede adaptar a los objetivos que una marca busca para una mayor expansión, potenciar las ideas de sus empleados en entornos concretos como salas de reuniones, presentaciones corporativas en las que se busca el “engagement” con un proyecto o iniciativa concreta. En definitiva, para conectar de una manera directa o subliminal con sus propios empleados los cuales pueden convertirse en sus propios (y en muchos casos mejores) embajadores de la marca.

Estas melodías internas de la empresa no se deben dejar al azar. La selección, el autor o autores de la música, el momento del día en el que se oye, la época…. deben estar alineados con el perfil general del trabajador.

En Motiva somos expertos en analizar tu empresa y perfil del negocio y detectar el adn musical que poseen su o sus marcas asociadas. Con ello, creamos la radio personalizada 100% para relacionarte tanto con tus clientes como con tus trabajadores y, como has podido leer, hay muchas formas de hacerlo.

Contáctanos y te mostramos sin compromiso cómo lo trabajamos.