A la peluquería y ¡no te cortes con la música!

La tan esperada fase 0 del plan de desescalada ya está aquí y si salimos a la calle en las franjas horarias permitidas, podemos observar con alegría que algunos negocios han vuelto a la actividad, aunque sea de manera parcial.

Las peluquerías son uno de esos negocios afortunados que pueden empezar a colgar el cartel de “abierto” en sus puertas. Casi dos meses después del comienzo del estado de alarma, es muy positivo ver como se vuelve al trabajo, aunque las cosas hayan cambiado tanto. Ahora sus dueños y empleados nos reciben con mascarilla y solo con cita previa. Por cierto, nosotros también debemos llevarlas y ello conlleva dificultades para un barbero que debe recortar una barba en cuyo caso su necesidad de pericia de levantarla e ir haciendo con cuidado no está exenta de cierto riesgo.

¿Qué puede ayudar a que el paso por la peluquería sea realmente motivador y agradable y nos ayude a volver a la normalidad? ¡La música, por supuesto!

Antes de comenzar la pandemia, se llevó a cabo un estudio que arrojó el siguiente resultado; el 72% de los usuarios, asegura que un centro de belleza sin música, es un centro poco amable y aburrido. El 61% de los trabajadores, cree que la música ayuda a ser más productivos. El 84% de los peluqueros encuestados, recomiendan poner música a otros salones de belleza para incrementar la productividad y la moral.

Con estos datos en la mano, podemos asegurar que la música nos va a ayudar a volver a la normalidad… al menos a que nuestro ánimo se fortalezca, aunque a nuestro alrededor tengamos de todo, menos normalidad.

Y es que la música debe convertirse en una herramienta de marketing más a tener en cuenta. Estos son algunos consejos:

  • Que haya sintonía entre la decoración del centro y la música que se escucha es una buena idea. Crea una sensación de unidad y profesionalidad que el cliente capta al instante. Si la decoración es muy clásica y la música muy moderna, creamos una sensación extraña en el cliente.
  • Elegir la música a emitir teniendo en cuenta el gusto general de la clientela. Si en la peluquería entra más gente mayor que joven, quizás los últimos éxitos más marchosos no van a conseguir agradar a nuestra clientela. Y ya dentro de cada segmento de población también hay que tener presente su estilo en general siendo a veces más adecuadas canciones “Urban” y en otras música más “Indie” o “Rock”.
  • Ser muy conscientes del volumen de emisión. Un volumen demasiado alto puede llegar a molestar. El volumen general del hilo musical debe facilitar la conversación.

En Motiva somos especialistas en hilo musical, y entendemos a la perfección lo que buscas. ¡Pregúntanos!