Ennio, el bandido sonoro

El mundo del cine y el de la música, van de la mano desde casi los inicios del cine sonoro.

Aunque para las premiers de las películas mudas se componían obras musicales que se interpretaban en directo, el público general disfrutaba de las películas sin ningún tipo de sonido, hasta que el cine sonoro comenzó a ser una realidad a principios de los años 30 del siglo XX.

Las películas de terror de Universal Studios fueron unas de las pioneras en incorporar música a los diálogos, pero utilizando cortes de música clásica grabados en discos de pizarra, nunca composiciones exclusivamente creadas para sus películas.

Poco a poco la música original comenzó a componerse para el cine y son muchos los compositores de música para cine que han dado grandes obras a este medio y que con solo escuchar unos pocos segundos de ellas, sabemos relacionar sin problemas.

Uno de estos grandes compositores ha fallecido el pasado 6 de julio y con él, se va una de las mentes compositoras musicales más privilegiadas que ha dado la historia de la música y el cine; el gran Ennio Morricone.

Su música va ligada indiscutiblemente al cine italiano y, más concretamente, al auge del spaghetti western. Películas hoy de culto de género western americano pero rodadas por directores italianos (muchas de sus escenas se rodaron en España).

Su composición para el film “El bueno, el feo y el malo” estará siempre en nuestra memoria por generaciones.

Ennio nos ha dejado a los 91 años, dejando un legado de más de 500 melodías en todo tipo de películas. Y se ha ido con un Óscar honorífico en sus manos, otorgado por la Academia de Cine en 2006.

No todos los grandes ven cumplido un sueño así, otorgándose muchas veces de forma póstuma. Una tristeza que le ahorraron al gran Morricone y sus seguidores.

Ennio comenzó tocando la trompeta siendo un niño… y como buen genio, con 6 años compuso su primera obra. Finalizó sus estudios musicales a edad temprana y en los años 50 comenzó a trabajar de forma casi anónima componiendo para radio y televisión.

Su gran amigo de la infancia, Sergio Leone, lo reclutó para componer la música de sus películas y así fue como dio el salto a la gran pantalla.

Su producción no obstante abarca casi todos los géneros y recorre varios paises. Es por ello que lo describimos como el compositor ecléctico por excelencia.

Aunque el grueso de su producción está dedicado al drama: “Lolita”, “Sacco y Vanzetti”, “Cinema Paradiso”, “Malena”, “Átame”, “Bugsy”, su trabajo pasa por el thriller (“Frenético”, “Los intocables de Elliot Ness”) hasta el western (la comentada “El bueno, el feo y el malo”, “La muerte tenia un precio”), pasando por el bélico (“De las Árdenas al infierno”, “La batalla de Argel”), el histórico (“Giotto”, “La misión”) o el cine de aventuras (“El desierto de los tártaros”, “El secreto del Sahara”).

Sus creaciones tienen unas melodías carentes de voces que funcionan de lujo en el hilo musical cinematográfico. ¿Quieres incorporar alguna a la ambientación musical de tu negocio? En Motiva somos expertos en bandas sonoras, fruto de nuestra pasión también por el audiovisual. Llámanos y te asesoraremos sin ningún compromiso.